Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos

bob-dylan“AQUEL QUE NO ESTÁ OCUPADO NACIENDO…ESTÁ OCUPADO MURIENDO” –Bob Dylan dixit-; siempre he considerado que la poesía es canción y viceversa –Benedetti dixit-, por ello no debe extrañar el que Bob Dylan haya sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura 2016; considerado como un poeta rebelde, su gran mérito, tal vez el que contó en mayor medida, es que en la letra de sus canciones desafió al stablishment impuesto durante la Guerra Fría; para la revista “Rolling Stones”, Dylan es el mejor representante de la canción de protesta de todos los tiempos; de su mejor momento, los sesentas de la Guerra de Vietnam, la lucha por los derechos civiles de los negros en EEUU, la confrontación con Rusia por los misiles en Cuba y el asesinato de Jonh F. Kennedy surgieron sus composiciones más emblemáticas, recordemos; 1963 “Los Maestros de la Guerra”, “ustedes que fabrican las grandes armas, ustedes que construyen los aviones de la muerte, ustedes que construyen todas las bombas, ustedes que se esconden tras los muros, ustedes que se esconden detrás de los escritorios, solo quiero que sepan, que puedo verlos a través de sus máscaras”; del mismo año es “dura lluvia va a caer”, “vi a un recién nacido rodeado de lobos salvajes, vi una autopista de diamantes que nadie usaba, vi una rama negra goteando sangre fresca, vi una habitación llena de hombres cuyos martillos sangraban, vi una escalera blanca cubierta de agua, vi diez mil oradores de lenguas rotas, vi pistolas y espadas en manos de niños pequeños…y es dura, dura, muy dura la lluvia que va a caer”, esta canción está considerada como su mejor obra, contextualiza una conversación de un padre con sus hijos preguntándoles que ven en su entorno y estos le responden describiendo visiones apocalípticas; su separación de Sarah Lownds la retrata así “ella estaba casada cuando la conocí, iba a divorciarse en seguida, la ayudé a salir, supongo, pero empleé demasiada energía, condujimos ese coche lo más lejos que pudimos, rompimos una triste noche oscura, ambos de acuerdo en que era lo mejor, ella se volvió para mirarme cuando me alejaba, la oí decir por encima del hombro, volveremos a encontrarnos, algún día en la avenida…envueltos en tristeza”; como se advertirá la poesía –canción de Dylan, es profunda, dura, dibuja y confronta los contrastes sociales, los de una época, que hoy parece ser la misma o peor aún; otorgado el Nobel a un canta autor, el maleficio está roto, esperamos que los siguientes sigan en la misma ruta; “ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan, para que no las puedas convertir en cristal, ojalá que la lluvia deje de ser el milagro que baja por tu cuerpo, ojalá que la luna pueda salir sin ti, ojalá que la tierra no te bese los pasos”, Silvio Rodríguez; “que el final de esta historia, enésima autobiografía de un fracaso, no te sirva de ejemplo, hay quien afirma que el amor es un milagro, que no hay mal que no cure, pero tampoco bien que le dure cien años, eso casi lo salva, lo malo son las noches que mojan mi mano”, Eduardo Aute y hay que apurarse “El Alba” se acerca; “y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres, porque el amor cuando no muere mata, porque amores que matan nunca mueren”, Joaquín Sabina; y aunque los estatutos de 1974 -del Nobel- establecen que no puede concederse a título póstumo, la regla ya tuvo su excepción en 2011 cuando se galardonó con el Nobel de medicina a Ralph M. Steinman; así que ¿alguien se opondría a entregárselo a Facundo Cabral?, “no soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir, y ser feliz es mi color de identidad, me gusta el sol, Alicia y las palomas, el buen cigarro y la guitarra española, saltar paredes y abrir las ventanas, y cuando llora una mujer”; y si de los nuestros hablamos, ahí están, el “flaco de oro” Agustín Lara y Álvaro Carrillo, “San Álvaro”, “si ya no me quieres, al menos no mientas ni manches tu vida, es mejor que dejes cicatrices buenas sobre mis heridas, y pensar que tuve tan cerca otros labios y los desprecie, pero no me quejo, fue maravilloso lo que te robé”; es el Nobel, el Nobel de literatura, a los poetas, de la protesta o del amor y el desamor…¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?….

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ / RCmultimedios.mx / @rcperseguido

off Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos – Libertad-Oaxaca off