De regreso a clases: Horacio Corro Espinosa

horacio corroNada catastrófico sucedió, ni antes ni después de la hora anunciada.  Aquellos que pronosticaron violencia, terror y otros presagios en las instituciones educativas, nada ocurrió. Desde temprana hora todo marchó sobre ruedas. Casi en todas las escuelas de la entidad oaxaqueña iniciaron las clases sin ningún contratiempo.

De acuerdo a la Secretaría de educación pública, más de 25 millones 900 mil alumnos y más de un millón 212 mil maestros de educación básica en todo el país regresaron a clases para el ciclo escolar 2015-2016.

En la entidad oaxaqueña, reiniciaron clases en 13 mil 500 escuelas con la asistencia de más de 1 millón de alumnos.

Después de que la sección 22 utilizó todos los medios a su alcance para espantar que los uniformes, la educación, así como la energía eléctrica tenía que ser pagada por los padres de familia, en días pasados, el gobierno de Oaxaca, la Comisión Federal de Electricidad y el Instituto estatal de educación pública de Oaxaca, firmaron un acuerdo con el propósito de que todas las escuelas de la entidad cuenten con luz.

El alboroto de juicio de amparo por un grupo de maestros de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), para que a través de un juez se suspendiera el decreto por el cual se ordenó, el 20 julio 2015,  la desaparición y reestructuración del Ieepo, tampoco prosperó.

Después de enterarnos que todo lo relativo a la educación en Oaxaca inició sin angustia alguna, quiere decir que los oaxaqueños abrigamos la esperanza de que con el nuevo Ieepo, en verdad las cosas cambien para bien del estudiantado y de la ciudadanía oaxaqueña.

El gobernador del estado, dijo ayer en la inauguración del ciclo escolar 2015 -2016, que la educación debe ser un factor de unidad y no de violencia ni de confrontación social. Agregó que se trabaja para dar fin al tráfico de influencias que no ha permitido el desarrollo de la educación en el estado.

Y es cierto, en Oaxaca, durante más de 20 años se ha dejado de estudiar de tiempo completo en las instituciones educativas. Si hacemos cuentas, son varias generaciones que los maestros oaxaqueños de la 22, echaron a perder.

Por fortuna, oficialmente ayer iniciaron las clases cuando ya estábamos acostumbrados a que cada año era lo mismo: que si los maestros querían más lana, simplemente no iniciaban las clases. Regresaban a ellas cuando llevaban entre las manos el trofeo de la guerra: el dinero, que al final de cuentas sólo quedaba en las manos de los líderes.

Hay que hacer mención que los profesores de la sección 22 de la CNTE, dieron inicio a sus clases el jueves 20 agosto, porque así lo acordó su asamblea estatal. El secretario general Rubén Núñez Ginez, habló en el jardín de niños Octavio Paz, ubicado en la colonia El Guayabal de San Pedro Ixtlahuaca, municipio conurbado a la ciudad de Oaxaca, del compromiso de su organización con los educandos y de las condiciones precarias en que operan muchos de los centros de educación en la entidad, cuando ellos mismos fueron los que se ausentaban de los salones de clases y no permitían que los recursos llegarán a las escuelas sino a sus bolsillos.

Es claro que los padres de familia y la ciudadanía en general, quieren que los maestros permanezcan en sus aulas, donde deben de estar, y no en las calles donde agredían al pueblo. Que los estudiantes en realidad sean estudiantes, y no meros objetos presenciales en los salones de clases. Que reciban información y formación para que nuestra entidad salga del último lugar educativo en que se encuentra a nivel nacional.

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

off De regreso a clases: Horacio Corro Espinosa – Libertad-Oaxaca off