Celebra Haití elecciones cruciales

elecciones-haitiHaití vota este domingo en unas cruciales elecciones parlamentarias que debieron realizarse hace cuatro años, y que se fueron retrasando debido fundamentalmente a una crisis política derivada del enfrentamiento entre el Parlamento y el Gobierno haitiano.

Los comicios fueron convocados para elegir a 20 senadores y a 118 diputados, ocho meses después de que el Poder Legislativo fue declarado infuncional tras el vencimiento del mandato de dos tercios del Senado y de la totalidad de los miembros de la Cámara de Diputados.

Además, Haití trata de afianzar el proceso de reconstrucción nacional cinco años después del poderoso sismo de 7.3 grados en la escala de Richter que en enero del 2010 dejó 222 mil 570 muertos y pérdidas materiales por unos 7 mil 900 millones de dólares.

El terremoto, que afectó principalmente Puerto Príncipe, Léogâne y Jacmel, en el sur y suroeste del país, dejó también millón y medio de damnificados, de los cuales 60 mil 801 personas viven aún en alguno de los 45 campamentos para damnificados que todavía quedan en el territorio nacional.

“Estas esperadas elecciones son un paso importante para la democracia en Haití”, dijo la víspera el secretario general de la ONU, Ban Ki moon, en un comunicado emitido en la sede del organismo en Nueva York y difundido en la capital haitiana.

Un total de 5 millones 838 mil 746 electores inscritos en el registro de la Oficina Nacional de Identificación (ONI) están llamados a votar a partir de las 06:00 (hora local) en alguno de los 13 mil 725 colegios electorales y mil 508 centros de votación.

A los comicios se presentan 232 candidatos a senadores y mil 621 a diputados para representar a la población en diez departamentos en que está dividido el país.

Las elecciones para el Senado debieron realizarse en el 2011. En mayo del 2012 expiró el período de un tercio de los senadores, dejando al órgano legislativo con tan sólo dos tercios de su nómina.

El Parlamento quedó sin funciones en enero de este año, cuando el período del segundo tercio de los senadores y toda la Cámara de Diputados llegó a su fin, lo que representó un retroceso importante, tanto para el proceso democrático como para la estabilización de Haití, según dijo entonces la jefa de la misión de la ONU en Haití, Sandra Honoré.

Las elecciones locales y municipales también están retrasadas desde el 2010, como destacó Honoré, debido a retrasos en la publicación de las enmiendas constitucionales, a mediados de 2012, así como a las prolongadas negociaciones en torno al establecimiento de un Consejo Electoral en abril del 2013, y al retraso en la adopción y promulgación de la Ley Electoral en diciembre de ese mismo año.

“Estas elecciones son esenciales para el restablecimiento del equilibrio institucional y la consolidación democrática de Haití a largo plazo”, afirmó recientemente la alta representante.

La crisis provocó la renuncia del Primer Ministro Laurent Lamothe, en enero pasado, lo que llevó al Presidente Michel Martelly a conformar un Gobierno de coalición integrado por antiguos ministros y representantes de la oposición, y constituir un nuevo organismo electoral que tiene a su cargo la organización de los comicios generales que se inician este domingo.

Pero la importancia de los comicios no se reduce al ámbito electoral. La Comisión para América Latina y el Caribe (CEPAL) advirtió el año pasado que la crisis política impactó en el desempeño económico de Haití, que creció menos debido a un menor dinamismo causado, entre otros factores, por la tardanza en la aprobación del presupuesto del 2014, derivado de las diferencias entre el Gobierno y el Legislativo.

En el primer semestre de este año, el Gobierno de Haití revisó a la baja su previsión del crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) este año, de 4.6 por ciento a 2.5 por ciento, un punto por debajo del 3.5 por ciento que registró la economía haitiana en el 2014.

Pero los comicios de este domingo parecen no concitar el interés de toda la población, según una encuesta difundida esta semana que advirtió que la participación electoral en los comicios legislativos será de menos del 15 por ciento.

El estudio del Observatorio Ciudadano de la Acción de Poderes Públicos (OCAPH) atribuyó el hecho a que muchos votantes no se sienten identificados como el proceso, en particular por la tardanza de las campañas de sensibilización lanzadas por el Consejo Electoral Provisional (CEP).

Por otra parte, varios partidos se quejaron de que el CEP no había autorizado hasta el viernes la presencia de sus delegados en las mesas de votación de la mayoría de departamentos del país, lo que supondría un problema para la observación del proceso.

No obstante, el presidente del tribunal electoral, Pierre-Louis Opont, dijo que las autoridades de los centros de votación pueden tomar una decisión al respecto.

Haití cerró este viernes la campaña electoral que se inició oficialmente el 9 de julio y que transcurrió con algunos brotes de violencia que dejaron al menos cinco muertos y una decena de heridos.

A finales de julio, el presidente de la comisión de seguridad de las elecciones, el inspector general Jean Saint-Fleur, dijo que cerca de 9 mil policías de todas las unidades de la Policía serán desplegados en todo el territorio para garantizar el éxito del proceso.

La jefa de la misión de la ONU, que realiza actualmente un retiro escalonado del país, también anunció que ese organismo desplegará de “ser necesario” a sus fuerzas militares para salvaguardar los comicios.

A mediados de marzo pasado, el Embajador haitiano ante la ONU, Denis Regis, pidió formalmente al organismo que aplace su retiro escalonado de Haití, y advirtió al Consejo de Seguridad que la acción que se inició ese mes, “pondrá en riesgo la situación de seguridad” de su país.

La ONU advirtió ese mes que es probable que el Gobierno del Presidente Michel Martelly enfrente “importantes dificultades” con relación a la seguridad y la logística del proceso electoral previsto para este año, derivadas de la fragilidad del contexto político y la complejidad que se prevé para los comicios.

La seguridad es otro asunto pendiente en Haití, donde una inusitada ola de asaltos y crímenes son registrados desde marzo, sobre todo en la capital, donde más de una docena de personas han perdido la vida.

Ante la escalada de hechos violentos, el director de la Policía Nacional, Godson Orélus, anunció nuevas medidas para garantizar la seguridad de la población, y dijo que el alto mando se había reunido para dar una respuesta clara a esta situación.

En el plano internacional, Haití está enfrascado en una nueva crisis con su vecina República Dominicana, debido a un programa de regularización de extranjeros indocumentados que ha puesto en riesgo de repatriación a unos 200 mil haitianos y haitianos de origen de acuerdo con organismos internacionales.

Las autoridades haitianas acusan a República Dominicana de “violar los derechos humanos”, de generar casos de apatridia entre dominicanos de ascendencia haitiana y de no cumplir los términos de un protocolo de repatriaciones suscrito en 1999 con las autoridades dominicanas.

Los dominicanos, entre tanto, responsabilizan Haití de no haber permitido la inserción de sus ciudadanos en el PNRE por fallas en un programa de documentación ejecutado en República Dominicana, y exige a Puerto Príncipe que se retracte de sus acusaciones.

Así llega Haití a las esperadas elecciones de este domingo.

“Haiti pou ou map vote” (“Yo voto por ti, Haití”), dijo esta semana el Primer Ministro haitiano Evans Paul en créole, la lengua nativa del país, en un mensaje transmitido por el Gobierno.

“Los comicios son un paso en el camino hacia la construcción de un nuevo país”.

reforma.com

off Celebra Haití elecciones cruciales – Libertad-Oaxaca off