Baja gas y gasolina… y Pemex no rebaja

gasolinaMientras los consumidores en Estados Unidos se benefician con rebajas en gasolina y gas LP de hasta 53 por ciento, los mexicanos tienen que pagar más por estos combustibles.

Datos de Petróleos Mexicanos (Pemex) reflejan que, en junio de 2014, un barril de gas LP importado costó 58.1 dólares, mientras que el de gasolina tuvo un valor de 128.2 dólares.

En junio de 2015, la petrolera compró los mismos combustibles a 27.3 dólares el barril de gas LP y a 99.6 el de gasolina, una caída de 53 y 22 por ciento, respectivamente.

En contraste, el precio al consumidor de la gasolinaMagna pasó de 12.77 a 13.57 pesos el litro en las estaciones de servicio, mientras que el precio ponderado nacional de gas LP subió de 11.72 a 12.49 pesos el kilo, según datos de la Secretaría de Economía.

Tanto empresarios como Pemex señalaron que es la Secretaría de Hacienda la que determina los precios de los combustibles, así como el margen de ganancia para los gasolineros y el precio de venta de primera mano para los distribuidores de gas LP.

En junio del año pasado, el 43 por ciento de las gasolinas y el 23.8 por ciento del gas LP eran importados. Sin embargo, ahora, con menores precios, esta proporción se incrementó a 52.7 y a 33.4 por ciento en cada caso.

Luis Landeros, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas LP, señaló que hoy se importa el 40 por ciento del gas que circula en el País.

Agregó que, de acuerdo con el cronograma de la reforma energética, a partir de 2016 las compañías pueden importar libremente el gas sin pasar por Pemex, y las empresas distribuidoras esperan ese momento para comprar a mejores precios y poder aumentar su comercialización.

Víctor Figueroa, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas LP del Interior (Adigas), explicó que sólo a los clientes que consumen amplios volúmenes de gas se les puede hacer un descuento.

Señaló que, de liberarse el precio, habría una disminución de entre 30 y 40 por ciento.

Luis Miguel Labardini, socio de la consultora Marcos y Asociados, aseveró que el diferencial de precios beneficia a los ingresos públicos, dañados a causa de la caída en los ingresos petroleros.

Así, a través del Impuesto Especial por Producción y Servicios (IEPS), se obtiene una ganancia por la compra barata y venta cara de los combustibles, incluidas las gasolinas.

Consultada al respecto, la Secretaría de Hacienda omitió responder sobre el tema.

reforma.com

off Baja gas y gasolina… y Pemex no rebaja – Libertad-Oaxaca off