Amenaza terrorista continúa.- Hollande

HOLLAGEA un año de los ataques contra el semanario satírico Charlie Hebdo, el Presidente francés, Francois Hollande, dijo que la amenaza terrorista sigue pesando sobre el país.

En un discurso a las Fuerzas Policiales encargadas de proteger al país contra nuevos ataques, Hollande dijo que su Gobierno está aprobando nuevas leyes y reforzando la seguridad, pero que el nivel de alerta sigue siendo alto.

El 7 de enero de 2015, dos hermanos nacidos en Francia mataron a 11 personas en la antigua sede de la publicación, y a un policía musulmán que estaba en el exterior.

En los dos días siguientes, un cómplice terminó con la vida de una policía y tomó un supermercado kosher, asesinando a cuatro de sus rehenes. Los tres pistoleros fueron abatidos por la Policía.

Entre los 17 muertos que dejó el derramamiento de sangre en la región de París había tres policías.

Hollande dijo que los agentes murieron en acto de servicio ‘para que podamos vivir libremente’.

Tras los ataques de enero, el Gobierno anunció que tenía previsto proporcionar mejores equipos a la policía y contratar a más agentes de inteligencia.

La instauración del estado de excepció ha permitido la apertura de 25 investigaciones judiciales directamente relacionadas con el terrorismo, según Hollande.

Se han incautado unas 400 armas, de las cuales unas 40 son armas de guerra.

Pero el estado de excepción “no tiene vocación de durar en una democracia”, ha asegurado el Mandatario.

Por ello, y para hacer frente a la amenaza persistente del terrorismo, ha anunciado su voluntad de poner en marcha una serie de nuevas medidas.

En primer lugar, ha adelantado la necesidad de poner bajo arresto domiciliario a los retornados de Siria y de Irak “por un tiempo limitado”.

“La mayoría están bajo control judicial, pero no todos. Debemos ser capaces de obligar a esas personas -y sólo a esas personas- a cumplir con ciertas obligaciones y, si fuese necesario, ponerlos bajo arresto domiciliario… porque son peligrosos”, indicó.

Según el proyecto de ley que el ejecutivo ha enviado al Consejo de Estado para recabar su opinión antes de aprobarse en Consejo de Ministros a principios de febrero y al que ha tenido acceso el diario Le Monde, este prevé que la medida se pueda dictar por decisión del Ministerio del Interior contra personas contra los que no hay elementos suficientes para abrir una investigación judicial.

En su discurso Hollande, sin embargo, ha insistido en que todas estas medidas estarán sometidas a control judicial”

Otra pista evocada es la posibilidad para los agentes de realizar registros a vehículos y controles de identidad a personas en los perímetros de seguridad de lugares considerados sensibles únicamente en caso de amenaza terrorista.

La nueva ley ampliará también y detallará las condiciones en las que los policías puedan hacer uso de sus armas para frenar la huida de posibles terroristas.

Hollande ha enumerado también la necesidad de aumentar la lucha contra el tráfico de armas, una simplificación del procedimiento penal para aumentar la vigilancia de los flujos financiero.

Al margen de los cambios legislativos, Hollande recordó que de aquí a 2017 se aumentará en 5 mil el número de policías y gendarmes, a los que suman unos 2 mil agentes para los servicios de inteligencia. 

El pasado año, se han dictado unas 200 prohibiciones de abandonar el territorio nacional y prohibido la entrada a más de 50 personas y se ha bloqueado el acceso a casi un centenar de páginas en Internet que hacían la apología del terrorismo.

Francia está en alerta desde hace un año, y el pasado 13 de noviembre volvió a ser atacada por islamistas pertenecientes al grupo extremista Estado Islámico; 130 personas perdieron la vida entonces.

Los sobrevivientes de los ataques del pasado enero, por su parte, siguen contando su historia.

El dibujante Laurent Sourisseau, editor jefe de Charlie Hebdo y conocido por el sobrenombre de Riss, dijo a la radio France Inter que la seguridad es un nuevo gasto en el presupuesto de la revista.

“Este año pasado tuvimos que invertir casi 2 millones de euros para asegurar nuestra oficina, que es una suma enorme”, aseguró.

“Tenemos que gastar cientos de miles de euros en seguridad para nuestras oficinas, algo que antes no estaba en el presupuesto de Charlie, pero teníamos la obligación para que los empleados se sientas seguros y puedan trabajar con seguridad”.

Tras los ataques, personas de todo el mundo adoptaron la expresión “Je suis Charlie” para manifestar su solidaridad con los periodistas, atacados por las caricaturas del profeta Mahoma publicadas por la revista.

“Es una frase que se utilizó durante la marcha como un signo de emoción o resistencia al terrorismo”, expresó la dibujante de Charlie Hebdo Corinne Rey, conocida como Coco, a la radio France Inter. 

“Y poco a poco, me he dado cuenta de que `Yo soy Charlie’ se ha empleado mal para demasiadas cosas. Ahora ya no sé muy bien lo que significa”.

reforma.com

off Amenaza terrorista continúa.- Hollande – Libertad-Oaxaca off