Acota Senado viajes, pero ahorran menos

avionFrente a los excesos registrados en la compra de boletos de avión, el Senado restringió en un 64.7 por ciento los viajes al extranjero durante el primer trimestre de este año.

El número de giras realizadas por los legisladores pasó de 28 a 17 y las salidas de senadores bajaron de 64 a 37, es decir, 72.9 por ciento menos.

El gasto para financiar los viajes registró una reducción del 120 por ciento, al pasar de 6.78 millones de pesos a 3 millones de pesos.

Sin embargo, entre enero y marzo de este año, el 40.54 por ciento de los boletos de avión rebasaron los 110 mil pesos.

Algunos de ellos, como el de la senadora del PRI, Graciela Ortiz -con destino a Vietnam- costó más de 176 mil pesos, es decir, cuatro veces más que el boleto pagado a una funcionaria de la Cámara alta, con el mismo itinerario.

Por otro lado, los reportes del Senado revelan una diferencia en el costo de boletos de un viaje realizado por cuatro senadores a Paris, Francia, para una reunión organizada por la OCDE.

Para la senadora del PRI, Lilia Merodio, el boleto costó 125 mil 348 pesos; para el senador del PT, Marco Antonio Blásquez, costó 123 mil 869 pesos, y para el panista Daniel Ávila, 113 mil 525 pesos.

En ese mismo itinerario, el senador del PAN, Francisco Búrquez, solicitó directamente viajar en clase turista, por lo que su vuelo redondo sólo costó 25 mil 863 pesos, es decir, casi cinco veces menos que el resto de sus compañeros de viaje.

La Mesa Directiva del Senado ha puesto en marcha nuevas disposiciones, a manera de filtro, para tratar de reducir los gastos en viajes nacionales e internacionales.

Aunque los legisladores pueden seguir viajando en “business class”, sólo se autorizan las tarifas si los vuelos son de más de cuatro horas o las condiciones de salud lo exigen.

Por otro lado, todos los viajes del personal de apoyo del Senado sólo se compran en clase turista, al igual que los legisladores, cuando realicen viajes en territorio nacional.

Los legisladores intentan establecer límites para atender los principios de transparencia, austeridad, racionalidad y máxima eficacia en la compra de boletos de avión para reuniones interparlamentarias, foros o viajes de trabajo.

Apenas el pasado lunes, el senador del PAN, Fernando Torres Graciano, regresó los 155 mil 607 pesos que costó el boleto de avión que lo llevó a Madrid, España, para participar en la Feria Internacional del Turismo, en enero pasado.

El legislador reconoció que el precio del vuelo fue excesivo, por lo que decidió restituir los recursos, erogados de la partida presupuestal 37106 de “Pasajes aéreos e internacionales para servidores públicos en el desempeño de sus comisiones y funciones especiales”.

REFORMA reveló que, durante 2014, la Cámara alta gastó 22.9 millones de pesos en boletos de avión y 13.6 millones de pesos en viáticos de 109 viajes.

www.reforma.com

off Acota Senado viajes, pero ahorran menos – Libertad-Oaxaca off