A México, el número 2 de EU en Afganistán

La administración del presidente estadunidense Barack Obama pidió a México el beneplácito para Earl Anthony Wayne, actual número dos de su embajada en Afganistán, para suplir a Carlos Pascual.

 

Wayne es un diplomático de carrera desde 1975 y ha sido embajador en Argentina y subsecretario de Estado en funciones para Asuntos Económicos.

Funcionarios estadunidenses confirmaron la solicitud de beneplácito, pero declinaron hablar de nombres por ser una prerrogativa de la Casa Blanca que se hace pública hasta que se recibe la aceptación del gobierno ante quien se presentó la petición.

De recibir el beneplácito del gobierno mexicano, Wayne sustituirá a Pascual, quien renunció el pasado 19 de marzo y que había sido designado embajador en México en junio de 2009 y confirmado por el Senado en agosto de ese año.

Wayne, de 60 años, es originario de California y tiene la licenciatura en Ciencias Políticas por la Universidad de California en Berkeley, una maestría en la misma disciplina por las universidades de Stanford y Princeton, y una maestría en Administración Pública de la Universidad de Harvard.

El propuesto embajador estadunidense para México es casado, tiene un hijo y una hija y es visto como una personalidad respetada en la diplomacia de su país, pero poco conocida de la relación bilateral, dijeron expertos consultados.

“Wayne es un diplomático de mucho peso y bien respetado entre los diplomáticos estadunidense, que ha tenido varios cargos de importancia, sobre todo en temas económicos”, de acuerdo con el director del proyecto México del Centro Woodrow Wilson, Andrew Selee.

“Sin embargo, poco sabemos todavía de su conocimiento y perspectivas en temas de la relación México-Estados Unidos”, acotó.

Durante una licencia diplomática, Wayne trabajó como corresponsal en temas de seguridad nacional para el diario Christian Science Monitor y después regresó al servicio exterior como director de Asuntos Regionales para el embajador de acciones antiterrorismo entre 1989 y 1991.

Filtraciones dañinas

• El pasado 13 de mayo, el embajador Carlos Pascual fue despedido con un brindis organizado por su equipo de trabajo y al que asistieron, entre otros, la titular de la PGR, Marisela Morales.

• Pascual presentó su renuncia el 19 de marzo, después de que se dieran a conocer cables diplomáticos en los se aseguraba que el Ejército mexicano mostraba aversión al riesgo en la lucha contra el narcotráfico.

• El 13 de marzo, al reunirse con editorialistas del Washington Post, el presidente Felipe Calderón mencionó que las filtraciones de esos cables causaron “serio daño” a la relación bilateral.

Notimex
off
A %d blogueros les gusta esto:
A México, el número 2 de EU en Afganistán – Libertad-Oaxaca off